La seguridad alimentaria es crucial para la salud pública

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (por sus siglas en inglés: CDC- Centers for Disease Control and Prevention) tasan que cada año a eso de 48 millones estadounidenses (uno de cada seis personas) se enferman, 128,000 son hospitalizados y 3,000 mueren a causa de las enfermedades alimentarias. ¡Además, las enfermedades alimentarias cuestan más de $50 billones cada año! 

La enfermedad alimentaria es causada por el consumo de comidas y bebidas que son contaminadas con bacterias. Quizás la comida no fue cocinada lo suficiente o estuvo dejada afuera  por demasiado tiempo. Quizás uno de los manejadores de alimentos estaba enfermo o tenia bacterias en sus manos. Hasta los errores más sencillos de manejar comidas pueden contagiar a una persona con una enfermedad alimentaria, y cuando algo como así le pasa  al menos a dos personas, se llama un brote de enfermedades alimentarias. 

Educar a los manejadores es la mejor manera de proteger al público, a los manejadores de alimentos  y a sus familias. Los manejadores de alimentos que son bien capacitados pueden mejorar la seguridad alimentaria y disminuir los riesgos y los comportamientos normalmente asociados con las enfermedades alimentarias y los brotes de enfermedades alimentarias. 

La capacitación es requerida por la ley

Dado que las enfermedades alimentarias y los brotes de enfermedades alimentarias pueden ocurrir tan fácilmente, el entrenamiento de manejadores de alimentos es requerido por la ley en muchos estados. Además, muchos estados requieren que los manejadores de alimentos mantengan sus tarjetas de manejador de alimentos al día por medio de renovarlos en intervalos legalmente definidos. 

Los manejadores de alimentos apropiadamente capacitados son empleados más valiosos

Por medio de la capacitación, los manejadores de alimentos obtienen conocimiento y habilidades importantes que no sólo protegen al público, a sí mismos y a sus familias de las enfermedades, pero también les preparan para aprovecharse de miles de oportunidades  de trabajos disponibles en la industria alimentaria. Los empleadores que contratan el personal ven a los manejadores de alimentos apropiadamente capacitados como más deseables y valiosos empleados.